X

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación y realizar labores analíticas. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Home
RACVN Real Automóvil Club Vasco Navarro
replicas de relojes tag heuer comprar replicas de relojes
Hazte socio Descarga tu hoja de Rescate

Volver

02/04/2019El precio de la gasolina: cuánto cuesta, cuánto pagamos y sus impuestos

El desglose del precio de la gasolina demuestra que más del 50 por ciento de lo que pagamos por cada litro son impuestos. Te contamos cómo se reparten y cuánto pagas realmente por el combustible.

Desde Picodi, web especializada en adquirir productos con descuentos, han hecho una simulación de compra de un litro de gasolina para que el cliente sepa cuánto paga de impuestos por cada llenado de depósito y cuánto paga realmente por el combustible.

Han cogido como base un litro de gasolina al precio de 1,243 euros. Con la simulación, podemos ver que más del 50 por ciento del precio de este combustible corresponde a impuestos. El primer paso que hay que dar para que la gasolina llegue hasta el tanque de tu coche es su transporte desde una refinería hasta la gasolinera. Aquí se fija la primera parte del precio del combustible.

Si cogemos los 1,243 euros por litro de combustible como base, podemos ver que el precio que la refinería ha cobrado a la estación de servicio es de 0,453 euros. Es decir, el 34,6 por ciento del dinero final que pagamos por el combustible está destinado a la refinería que provee de gasolina a las estaciones de servicio. Un dinero con el que se paga el coste de refinar el combustible y su transporte, con los gastos de personal que ello implica y los impuestos a los que están sometidos dichas empresas. No nos olvidemos de los seguros, siempre más caros cuando se transportan mercancías peligrosas, y del margen de beneficios que tiene que conseguir la empresa.

¿Pero cómo pasa un litro de gasolina de valer 0,453 euros a 1,243 euros? Para dar respuesta a esta pregunta, podríamos pensar que las estaciones de servicio se quedan con la mayor parte del dinero y son las que realmente hacen negocio, pero nada más lejos de la realidad.

En Picodi han calculado que el margen de beneficios de una estación de servicio está en un 6 por ciento. Es decir, por cada litro de combustible, apenas 0,08 euros van a parar al punto de venta donde se nos dispensa la gasolina, dinero que tiene que ser suficiente para pagar a los empleados y sacar un beneficio a final de mes.

El resto, como vemos a continuación, son impuestos. Y es que el 42 por ciento del precio final del combustible hace referencia al Impuesto de Hidrocarburos. Este impuesto está diseñado como un impuesto indirecto que penaliza el consumo. Es decir, sólo lo pagaremos si consumimos dicho producto. En el caso de la gasolina se pagan 402,92 euros por cada 1.000 litros de combustible, por lo que por cada litro de combustible pagamos más de 40 céntimos bajo este tipo de impuesto. El impuesto está formado por tres tramos: Impuesto Estatal General, Impuesto Estatal Especial y Tramo Autonómico. Hay que tener en cuenta que este impuesto ha subido recientemente en algunas Comunidades Autónomas, ya que el Gobierno aplicó una subida que ya tenía prevista el Ejecutivo de Mariano Rajoy desde tiempo atrás, igualar el céntimo sanitario a su tramo más alto. Esta partida dentro del Impuesto sobre Hidrocarburos es conocida como Tramo Autonómico.

Hasta ahora, cada Comunidad Autónoma contaba con la posibilidad de cobrar un dinero variable a los consumidores bajo el llamado céntimo sanitario, que en muchos lugares estaba muy lejos de ser un céntimo. De esta manera, las regiones que aplicaban el tramo más pequeño de este tipo impositivo (o incluso no lo contemplaban) han sido los que han recibido una mayor subida, en ocasiones asumida por las estaciones de servicio, al menos en parte.

Así, en País Vasco, Cantabria, Castilla y León, La Rioja y Navarra vieron subir el precio en 4,8 céntimos por litro, Madrid en 3,1 céntimos por litro, Aragón en 2,4 céntimos por litro, Extremadura en 1 céntimo por litro y Asturias en 0,8 céntimos por litro. El resto de Comunidades Autónomas ya pagaban, por tanto, el tramo más alto del impuesto. A todo lo anterior hay que sumar el IVA, que con un 21 por ciento grava el precio final del precio del carburante. No hay que perder de vista que este IVA del 21 por ciento hace referencia a los artículos de lujo, aquellos que no se consideran de primera necesidad y que, al igual que el Impuesto de Hidrocarburos, se trata de un tipo impositivo indirecto que en el que sólo se paga por el consumo.

A estas alturas, y después de sumar el precio pagado a la refinería, el Impuesto de Hidrocarburos y el margen de beneficios de la estación de servicio, el precio del combustible se sitúa alrededor de 1 euro por cada litro, que, al aplicarle el IVA, se convierte en los 1,243 euros/litro que se tomaron como base.

FUENTE: Picodi

Volver


replicas de relojes rolex donde comprar replicas de relojes